A muchos de nosotros nos encantan las vacaciones de verano, es la oportunidad para compartir con la familia y amigos en un ambiente sin estrés y mucho más relajado.

Pero muchos terminan comiendo y bebiendo más de la cuenta como una manera de desestresarse y escapar del ajetreo del año. Lamentablemente, esta situación nos lleva a echar por la borda nuestros propósitos de salud para el nuevo año.

A continuación, te dejo una práctica guía para evitar que las vacaciones descarrilen tu peso y salud.

4 claves para controlar el peso en vacaciones 1
  1. Movimiento al levantarse: comienza tu día con una caminata de 20 a 30 minutos. La playa, el campo y la montaña, nos entregan el ambiente ideal para este tipo de actividad. Y, si estás en la ciudad, puedes caminar en un parque o simplemente por la calle. Caminar no solo nos ayuda a relajarnos y a reflexionar sobre nuestra vida, sino que además mejora la sensibilidad a la insulina.
  2. Hidratación: preocúpate de consumir suficiente líquido durante el día. En la época estival, cuando los días son más calurosos, es importante hidratarse. Más aún si quieres bajar de peso, pues muchas veces la sed se manifiesta como hambre, y hace sentido que sea así. Durante al menos el 99% de nuestra evolución, no teníamos acceso inmediato al agua y, por lo tanto, parte de nuestra hidratación la obteníamos a partir de los alimentos. Cuando sientas hambre entre comidas, bebe un vaso de agua.
  3. Come para nutrirte, no para llenarte: al momento de comer, conéctate con la experiencia de alimentarte. Pon atención a lo que el alimento te produce. Antes de comer, haz una pausa y siente el hambre ¿es hambre físico? ¿O se trata de inercia de viejos hábitos que ya no te sirven?¿O es hambre emocional? Si es hambre físico, entonces come, disfruta de la comida, e intenta identificar cómo se siente la sensación de saciedad. Una vez que estés saciada, deja de comer.
  4. Apoya tu digestión: una de las razones que nos puede llevar a tirar la toalla, es sentir hinchazón, gases y síntomas de colon irritable. Para prevenir dichos síntomas haz lo siguiente:
    1. Come de manera pausada.
    2. Mastica la comida
    3. Come primero las proteínas y verduras (fibra), pues esta combinación es la más saciadora y así, evitarás comer de más y llenarte con carbohidratos refinados.
    4. Evita la combinación de G-A-S: grasas, azúcar (o almidón) y sal. Cualquier combinación de estos elementos, nos puede llevar a darnos atracones de comida con sus conocidas consecuencias.
    5. Monitorea tu consumo de alcohol: no olvides que el alcohol causa una postergación del uso de las grasas y carbohidratos para generar energía y, por lo tanto, te lleva directamente a subir de peso.

Lo más importante, es tomar la oportunidad durante las vacaciones de reflexionar acerca de cómo queremos que sea nuestra vida y qué necesitamos hacer para lograrlo, en lugar de escapar de ella por 2 o 3 semanas. Y para lograrlo, necesitamos claridad que la entrega la salud física, anímica y cognitiva, que se alcanza con un estilo de vida donde prime el movimiento y la reflexión y, una alimentación basada en alimentos reales.

 

Este artículo también fue publicado en NuevaMujer.cl

 

Accede a la MasterClass Kinu Cycling GRATIS

Un nuevo estilo de alimentación que te permitirá alcanzar tus objetivos de peso y bienestar.
N

Por qué las dietas y ejercicios no funcionan. Es más te pueden llevar a subir de peso.

N

Todo lo que necesitas saber de las dietas Low Carb High Fat y Keto.

N

Qué es y cómo implementar la innovadora estrategia Kinu Cycling que te permitirá bajar de peso a través del ciclo Keto y ciclo Balance.

4 claves para controlar el peso en vacaciones 2
6 años atrás, me di cuenta, de que sin saberlo, me había vuelto adicto al azúcar. Pero no parecía realmente un adicto, que anduviera dándome atracones de cosas dulces, sin poder parar. Nada por el estilo. No agregaba azúcar ni edulcorantes al café, no consumía bebidas y mantenía una dieta vegetariana.

Sin darme cuenta, me había vuelto un adicto encubierto. Me escondía tras los llamados alimentos “saludables”, como granolas hechas sólo con ingredientes orgánicos, jugos prensados en frío y mucha fruta. Y esta situación, hacía las cosas más difíciles pues no me permitía tomar consciencia de los errores que estaba cometiendo en mi dieta “saludable”.

Tampoco consideraba la sobrecarga histórica de azúcar y productos procesados que había puesto en mi organismo durante el transcurso de mi vida, y que de manera lenta, pero segura, me habían llevado a generar inflexibilidad metabólica, cuyos síntomas comenzaron a manifestarse cuando tenía 38 años.

En vista de que la medicina no había podido entregar respuestas a mis problemas que se habían vuelto crónicos, decidí recuperar mi salud a través de la alimentación. Me tomó un largo tiempo, muchas horas de lectura e investigación y, finalmente, una certificación formal como Coach en alimentación y salud integrativa, para volver a sentirme bien, en donde dejar el azúcar y sus derivados, fue clave para recuperar mi salud y bienestar.

Así se fue gestando el Método Kinu®, a través del cual he ayudado a cientos de personas en más de 8 países a recuperar su salud y bienestar.

El Método Kinu® es una manera estructurada, reflexiva y analítica que te permitirá realizar cambios en tu vida a partir de la alimentación, salud intestinal y estilo de vida. Porque solo así es posible contar con salud física, capacidad anímica y claridad mental para implementar los cambios necesarios para alcanzar tu mejor versión.