Probióticos

Desde hace un tiempo a esta parte se ha estado hablando bastante de los probióticos y sus efectos benéficos en nuestro organismo.

La OMS y la FAO definen a los probióticos como “microorganismos vivos, no patógenos los cuales, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio saludable sobre la salud del huésped o su fisiología” . Sin embrago, el uso de probióticos no es algo nuevo. Estos se han utilizado en muchas tradiciones a lo largo de la historia.

A través de la experiencia acumulada por miles de años, nuestros ancestros sabían qué alimentos podían utilizarse como medicina y se consumían con regularidad. Por esta razón, los fermentados caseros como el chucrut, eran indispensables, tanto para preservar alimentos como para mantener una salud óptima.

Afortunadamente, a través de la validación científica de muchas de estas tradiciones, este tipo de prácticas han vuelto para quedarse.

De modo de entender qué son los probióticos, primero debemos definir qué es la Microbiota intestinal. The National Human Genome Research Institute define a la Microbiota como el genoma colectivo de los microorganismos, compuestos por bacterias, bacteriófagos, hongos, protozoos y virus, que viven dentro y sobre el cuerpo humano.

Solo en el intestino grueso, se estima que tenemos al menos la misma cantidad de células microbianas que células humanas y, cabe considerar, que la mayoría de los microbios presentes en la Microbiota no causan enfermedades. De hecho, dependemos de estos microorganismos para realizar muchas funciones importantes que, de otra manera, no podríamos llevar a cabo.

Los microbios ayudan en el proceso de digestión de los alimentos, para una correcta absorción de nutrientes, sintetizan vitaminas, metabolizan drogas, desintoxican de carcinógenos, estimulan la renovación de las células en el revestimiento intestinal y, modulan y apoyan al sistema inmunitario.

Por esta razón, el año 2007 se lanzó el proyecto The Human Microbiome Project como una extensión conceptual del Proyecto del Genoma Humano, con el objetivo de estudiar al ser humano como un “supraorganismo”, compuesto por células humanas y no humanas.

En la constante búsqueda de explicaciones científicas para entender el mundo, la ciencia occidental ha identificado el porqué de los beneficios de los alimentos con propiedades probióticas. Y, han dado la razón a la experiencia y a las tradiciones ancestrales en cuanto a las propiedades sanadoras de los probióticos, en especial para restablecer la salud del intestino, por ejemplo:

 

    1. Control metabólico: tal como lo explico en mi libro El Método Kinu®. La obesidad y sus complicaciones metabólicas son problemas de gran importancia en el mundo entero. Y, actualmente existe evidencia que conecta la Microbiota con estos problemas de salud. De hecho, pareciera que la Microbiota funcionara como un “órgano metabólico” que influye en la absorción de nutrientes, en el equilibrio de energía y el control del peso corporal. Además, las alteraciones en la flora bacteriana, aumentan la permeabilidad intestinal, lo que a su vez podría generar un estado inflamatorio crónico, lo que contribuye al desarrollo de la obesidad. 
    2. Sistema inmunitario: un porcentaje importante de las células del sistema inmunitario se encuentra en el intestino y, estudios recientes han demostrado el papel fundamental que cumple la Microbiota intestinal en el correcto funcionamiento del sistema inmune mucosal. Una interacción alterada entre la microbiota intestinal y el sistema inmune mucosal está asociado a enfermedades inflamatorias crónicas, como la enfermedad de colon irritable, artritis reumatoide y lupus, entre otras y, resalta la importancia de explorar la función de la Microbiota en dichas enfermedades. Por lo tanto, la Microbiota intestinal se ha convertido en el foco para el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico y de tratamiento efectivo de enfermedades inflamatorias crónicas. 
    3. Digestión: Además de esto, son un gran apoyo para el proceso digestivo de las comidas y utilización de los nutrientes (vitaminas del Complejo B y vitamina K, síntesis de polifenoles, balance de ph, digiere la lactosa y proteínas, aumenta la absorción de minerales, regula la peristalsis).

¿En qué momento suplementarse con probioticos?

Los probióticos pueden tomarse como un suplemento nutricional en cápsulas o en polvo o, a partir de alimentos fermentados como el Kefir.

Como vimos, los microorganismos presentes en el intestino grueso cumplen una labor reguladora muy importante. Sin embargo, cuando la composición microbiana de la Microbiota es alterada, en general, a partir de una alimentación poco saludable, exceso de estrés, falta de movimiento o por el uso de ciertos medicamentos como los antibióticos, la Microbiota comienza a funcionar de manera disfuncional, pudiendo generar síntomas como distensión abdominal, gases, estreñimiento/diarrea, intolerancias alimentarias y problemas inflamatorios entre muchos otros.

A pesar de que el riesgo de tomar probióticos es bajo, es importante incorporarlos en el momento adecuado, de otro modo, síntomas como los antes descritos, podrían aumentar en lugar de disminuir.

Entonces, es importante utilizar los probióticos de manera terapéutica, en donde es clave preparar el medioambiente adecuado para que, al tomar probióticos, estos cumplan su labor de generar las condiciones propicias para el restablecimiento de una Microbiota funcional. La mejor manera de hacerlo es con un protocolo de alimentación, que busque, a través de alimentos reales y estilo de vida, restablecer la Microbiota intestinal. En mi caso, utilizo el Reboot digestivo®.

Como elegir un suplemento probiótico

Los probióticos en cápsula, pueden ser un gran aliado a la hora de restablecer la población bacteriana de tu microbiota intestinal, siempre y cuando se elija una opción que cumpla con el siguiente criterio:

  1. Que contenga una variedad limitada de cepas bacteriana que estén estudiadas y patentadas, como por ejemplo; Lactobacillus acidophilus DDS-1, la cepa probiótica, más estudiada del mundo.
  2. Que cada cápsula contenga al menos 25 billones de microorganismos formadores de colonias (UFC).
  3. Que los excipientes no contengan alérgenos.
  4. Evitar formatos que incluyan prebióticos (fibra u oligosacáridos)

Probióticos

  • ¿Cuál es la importancia de los probióticos en nuestra salud? 1

    Probiotic Plus 50B

    $33.900
  • ¿Cuál es la importancia de los probióticos en nuestra salud? 2

    Probiotic Plus 20B

    $18.900
  • ¿Cuál es la importancia de los probióticos en nuestra salud? 3

    Probiotic Plus 40B

    $29.900
  • ¿Cuál es la importancia de los probióticos en nuestra salud? 4

    Probiotic Plus 80B

    $44.900

Acerca del Programa:
Reboot Digestivo

El programa esta dividido en 7 semanas en las que por medio de clases en video, textos y recetas aprenderás cómo volver a sentirte bien a través de una alimentación sana y consciente.

APRENDERÁS:

  1. Como sanar tu intestino
  2. Restablecer el equilibrio de tu microbiota
  3. Perder peso
  4. Recuperar energía
  5. Técnicas para manejar el estrés
  6. Deliciosas recetas