Dejar el azúcar no es fácil, pareciera que dejara un vacío en nuestras vidas y, por eso, en general, la reemplazamos con endulzantes, químicos o naturales, con la esperanza de poder llenar ese vacío con un dulzor nuevo, pero sin las consecuencias nefastas del azúcar, como el sobrepeso. Lamentablemente los endulzantes, sean éstos artificiales o naturales, te harán engordar, al igual que el azúcar.

La razón del por qué, no tiene que ver con que, si estos productos contienen o no calorías, sino más bien con el comportamiento que tendemos a desarrollar cuando los consumimos.

Pero, antes de entrar de lleno en la explicación, me gustaría ahondar en el tema del vacío que el azúcar llena en nuestras vidas.

Muchas veces un desbalance en una o más áreas de tu vida, puede generar problemas en la forma en como te relacionas con la comida.

Recuerdo haber tenido una paciente que, antes de visitarme, se había desempeñado durante 10 años como analista de negocios y ventas en una empresa australiana. Acudió a mí porque se le hacía muy difícil bajarde peso, además sufría de antojos por cosas dulces, los que aumentaban al llegar a casa luego de un día de trabajo.

Comenzamos nuestras sesiones por lo más básico, que consiste en aprender a organizarse y planear un menú semanal, de modo de contar con la mayor cantidad posible de comida preparada en casa y, de este modo, evitar comer comida chatarra. Sin embargo, cada vez que llegaba a su hogar, de vuelta del trabajo, no se resistía y comía aquellas cosas que no le beneficiaban, en general cosas dulces y productos procesados, que están cargados de azúcar. Para luego sentirse culpable. Realmente a esta persona le resultaba muy difícil romper con este círculo vicioso.

En las siguientes sesiones, decidí abordar el tema sobre su relación con la comida y, en especial, con el azúcar. Conversamos acerca de las cosas que faltaban en su vida y cómo éstas eran, de alguna manera, reemplazadas por la comida, en especial por el azúcar que secuestra la producción de dopamina en el cerebro, hormona que, entre otros procesos, controla los estados de placer. En una de estas sesiones, tocamos un área muy importante, su trabajo y sus aspiraciones profesionales. Como la gran mayoría de las personas, ella pasaba más de 8 horas diarias en la oficina, es decir al menos 1/3 de su día.

¿Podría ser que estés utilizando la comida como un medio de escape?

Le pedí que me comentara acerca de sus objetivos y aspiraciones profesionales para los siguientes 3 a 5 años. Ella respondió que quería ser una muy buena analista y tener un mejor sueldo, por lo que le pregunté, cuál era su definición de “buena analista”. Pronto se dio cuenta de que no tenía claridad respecto de lo que quería hacer y continuó explicando que, en realidad, no existía mucha diferencia respecto de sus responsabilidades actuales y lo que haría un analista recién graduado de la universidad. Por lo tanto, frente a esa respuesta, era bastante evidente que no se proyectaba en su actual profesión.

Entonces le pregunté, por qué trabajaba como analista. Y ella respondió, porque era contadora. Naturalmente, la siguiente pregunta fue ¿por qué había estudiado contabilidad? En ese momento, su expresión cambió, fue como si hubiese descubierto algo. Al mismo tiempo, noté un aire de pena. Finalmente, me contestó que ella era contadora, porque sus padres así lo quisieron.

Continuamos conversando acerca de qué ocupación hubiese elegido si a los 18 años hubiese tenido la posibilidad de optar libremente su profesión y conversamos también acerca de sus pasiones. Inmediatamente su rostro se iluminó y dijo que a ella le encantaba diseñar y hacer ropa, incluso la blusa que vestía en ese momento había sido hecha por ella misma.
Habíamos encontrado la causa raíz de su ansiedad por comer cosas dulces, la cual era gatillada por la frustración que le generaba tener una ocupación que no le llenaba como persona y en donde pasaba gran parte de su día. Entonces, al volver a casa, necesitaba sentirse mejor y, esto lo lograba a través del azúcar, que a su vez la hacía engordar.

Los endulzantes te harán engordar

Al utlizar endulzantes, nuestro cuerpo se prepara para recibir y procesar azúcar y, al no recibirla, disminuyen las sustancias químicas supresoras del apetito, generando ansias por más cosas dulces.

Estudios recientes demuestran que los endulzantes artificiales promueven la resistencia a la insulina y los problemas asociados a dicha condición, al igual que el azúcar común y corriente.
Por esta razón, los productores de bebidas en Estados Unidos fueron recientemente demandados por la organización de consumidores U.S. Right to Know (USRTK) por publicidad engañosa, pues la evidencia científica (1, 2, 3, 4, 5) que muestra que los endulzantes artificiales promueven el sobrepeso y la obesidad es abrumadora.

¡Ah! Y no olvidemos la ley del reflejo condicional de Pavlov, donde bastaba mostrar a un perro un pedazo de carne, para que éste comience a salivar. O bien, se hacía sonar un metrónomo para generar la misma reacción. El salivar es una respuesta del proceso de digestión, puesto que en la saliva se encuentra la enzima llamada amilasa salival, que inicia la digestión de los carbohidratos.
Esto mismo ocurre cuando ves, imaginas, hueles o bien te dispones a comer o a beber algo dulce, independiente de si el producto que consumirás contiene azúcar o endulzante. Tu organismo se preparará para procesar el azúcar, con todos los efectos metabólicos que esto conlleva.

La tagatosa, un ejemplo de un endulzante “saludable”

La tagatosa, ¿es o no una alternativa saludable al azúcar? A continuación te dejo algo de información para que te formes una opinión.

  1.  La tagatosa que se comercializa, es un producto altamente procesado. Se obtiene en grandes cantidades, sintetizando químicamente la lactosa de la leche de vaca. Así que, si eres vegano o vegetariano, entonces no la consumas.
  2. La tagatosa es muy similar a la fructosa desde un punto de vista molecular, por lo tanto, si tienes intolerancia a la fructosa o eres sensible a los FODMAPs, no es recomendable utilizar tagatosa.
  3. En términos de salubridad, en la Unión Europea, la tagatosa es considerada un producto (no un alimento) muy nuevo como para entregar recomendaciones acerca de sus efectos en el largo plazo.
  4. La tagatosa te hará enngordar de manera indirecta. Al igual que todos los endulzantes, tengan o no calorías, perpetúan la adicción al azúcar, engañando a tu organismo, el cual se prepara metabólicamente para procesar azúcar y, al no recibirla, aumenta tu ansiedad por consumir productos dulces o bien, altos en carbohidratos refinados. (1, 2, 3, 4, 5)

¿Qué puede estar faltando en tu vida que te hace necesitar el azúcar?

Si vas a dejar el azúcar, no trates de sustituirla y hazte la pregunta: ¿Qué puede estar faltando en tu vida que te hace necesitar el azúcar?