En Latinoamérica estamos batiendo récords de sobrepeso y sedentarismo, y estos dos factores nos llevan a enfermar. Cada año mueren más de 600 mil personas a causa de enfermedades relacionadas con la mala alimentación y la obesidad; como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

En los últimos 40 años, la obesidad se ha triplicado en América Latina debido al creciente consumo de productos ultraprocesados y comida chatarra. La industria alimentaria ha logrado que los productos ultraprocesados estén disponibles en todas partes y a menores precios que la comida real.

A menudo caemos en la trampa de la industria alimentaria que nos ofrece soluciones fáciles a través de superalimentos que prometen resolver todos nuestros problemas. Pero la realidad es que ninguno de estos productos en sí mismos van a mejorar nuestra situación.

¿Has escuchado hablar de los superalimentos?

Un superalimento (o superfood en inglés) es un término de marketing creado por la industria alimentaria que se refiere a alimentos de alta densidad nutricional que confiere beneficios a la salud. 

Cada cierto tiempo, la industria alimentaria introduce un nuevo superalimento que debes probar. Y así gastamos nuestro dinero comprando espirulina, chlorella, maca, acai, tomamos kombucha y un largo etc.

El concepto se ha instalado más allá del marketing y es tan popular que incluso Harvard ha publicado listas de superfoods que recomienda incluir en la dieta.

Pero la realidad es que ninguno de estos productos en sí mismos van a mejorar nuestra situación. Es como tener un balde con un agujero e intentar llenarlo con agua tapando el agujero con un dedo. Apenas saques el dedo, el balde seguirá goteando.

Como dijo Wendell Berry, activista medioambiental norteamericano, Las personas son alimentadas por la industria alimentaria, que no presta atención a la salud, y son tratadas por la industria de la salud, que no presta atención a los alimentos.

La única manera de resolver los problemas que nos aquejan es comprometiéndonos con ganar salud y cambiar nuestro estilo de vida y alimentación.

Y para eso no necesitamos superalimentos, requerimos una superalimentación, basada en alimentos reales, cambiar nuestros hábitos, un buen manejo del estrés y movimiento físico que nos entregue fuerza, movilidad y balance, entre otros factores.

Solo dentro de ese contexto, los llamados superalimentos pueden brindarnos apoyo.

¿No sabes cómo comenzar a llevar un estilo de vida y alimentación saludable?

Mi programa 28 días sin azúcar es una excelente herramienta para implementar una alimentación saludable, deliciosa y basada en alimentos reales. Asimismo, te entrega herramientas para agregar movimiento físico en tu vida y un mejor manejo del estrés.

3

PROGRAMA ONLINE:

28 Días Sin Azúcar

Baja de peso, recupera tu energía, rompe con tu adicción al azúcar y comienza a sentirte bien hoy.