Son muchas las personas a las que les sucede lo siguiente, despiertan en la mañana con el abdomen plano, y luego de ingerir la más mínima porción de alimento y/o líquidos, comienzan a ver como su abdomen se expande hasta llegar a un tamaño incómodo y muchas veces doloroso. Inevitablemente pensamos en colon irritable. ¿Te ha pasado alguna vez?

Esta situación nos provoca incomodidad, afecta nuestra autoestima y nos quita energía. Intentamos de todo para resolverlo, compramos suplementos, pan de masa madre, comemos ensaladas y aún así nada cambia.

La hinchazón y los síntomas de colon irritable, pueden ser causados por diversos factores, dentro de los cuales, los más importantes incluyen:

  1. Intolerancias alimentarias no diagnosticadas: aquí no me refiero a alergias propiamente tal, como al maní o al pescado, sino que a intolerancias alimentarias más leves, pero que generan síntomas muy molestos. Estos alimentos van gradualmente irritando nuestro sistema digestivo y en el largo plazo causan estragos. Un buen ejemplo de esto son el gluten y los productos lácteos.
    • El gluten es un conjunto de proteínas presentes en el trigo, centeno, cebada y espelta. La reacción al gluten es muy común, incluso si los exámenes te arrojan un resultado negativo. El doctor David Perlmutter afirma que cerca del 30% de la población presenta una sensibilidad al gluten no celiaca.
    • Los productos lácteos son otro gran problema, además de estar cargados de antibióticos y hormonas y varios procesos antes de llegar a tu refrigerador, son muy difíciles de digerir. Se estima que cerca del 75% de la población mundial no puede digerir la lactosa, un tipo de azúcar presente en la leche de los mamíferos, y que puede generar gases, hinchazón y diarrea. Incluso si no reaccionas a la lactosa, los productos lácteos pueden igualmente causar estragos, pues sus proteínas, como la caseina y el suero de leche, también pueden causar irritación e inflamación en el intestino.
      Hay varios otros alimentos que pueden causar reacciones, como el huevo, maíz, soya y maní. Pero sin duda, el trigo y la leche son los principales irritantes.
  1. Desequilibrio de la Microbiota: The National Human Genome Research Institute define a la Microbiota como, el genoma colectivo de los microorganismos, compuestos por bacterias, bacteriófagos, hongos, protozoos y virus, que viven tanto dentro, como sobre el cuerpo humano.
    Se estima que tenemos al menos la misma cantidad de células microbianas que células humanas y, cabe considerar, que la mayoría de los microbios presentes en la Microbiota intestinal no causan enfermedades. De hecho, dependemos de estos microorganismos para realizar muchas funciones importantes que, de otra manera, no podríamos llevar a cabo. Los microbios ayudan en el proceso de digestión de los alimentos, para una correcta absorción de nutrientes, sintetizan vitaminas, metabolizan drogas, desintoxican de cancerígenos, estimulan la renovación de las células en el revestimiento intestinal y, activan y apoyan al sistema inmune.
    Producto de una alimentación baja en fibra y alta en carbohidratos refinados y azúcar (harinas, arroz blanco, pan, productos envasados), matamos de hambre (literalmente) a los microorganismos que nos benefician y alimentamos a los que no nos benefician, los cuales al quedar sin competencia y con alimento, proliferan, generando estragos en nuestro sistema digestivo y bienestar general.

Es por esto que es fundamental llevar una dieta basada en:

  • alimentos reales
  • principalmente basado en plantas, y aquí me refiero principalmente a verduras de todo el espectro de colores, frutas, frutos secos (nueces) y semillas, y no a cereales y legumbres.

Consejos para combatir la hinchazón y colon irritable

Más abajo te dejo algunos consejos que puedes aplicar en tu vida diaria para prevenir la hinchazón:

  1. Elimina el gluten y los productos lácteos por 2 semanas y monitorea los cambios. ¿Te sientes mejor? Para lograr eliminar el gluten y la leche es necesario abstenerse de consumir productos envasados. ¡Ah! ¡No cometas el error de comprar productos libres de gluten! Están fabricados (sí fabricados, pues son productos no alimentos) con harinas refinadas provenientes de otros cereales que también te causarán irritación.
  2. Elimina el azúcar añadida por 2 semanas y monitorea los cambios. ¿Te sientes mejor? Te aseguro que notarás la diferencia. Recuerda, para eliminar el azúcar añadida, es fundamental remover de tu dieta los productos envasados que aportan cerca del 80% del azúcar que consumimos.
  3. Evita todos los productos envasados ​​y procesados, ya que contienen conservantes y aditivos que causan hinchazón.
  4. Evita los carbohidratos refinados y harinas, como el pan blanco, la pasta blanca y el arroz blanco.
  5. Al despertar toma un vaso de agua tibia o caliente con 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana o limón. De esta manera encenderás tu metabolismo y prepararás a tu sistema digestivo para la digestión.
  6. Evita los refrescos, bebidas gaseosas y bebidas alcohólicas como el champán o vino espumante y cerveza (tiene gluten)
  7. Elimina todos los productos “light” o “dietéticos” y los endulzantes artificiales.
  8. Consume fruta con el estómago vacío: si la comes después de las comidas, puede causar gases.
  9. Implementa un ritual diario para reducir el estrés. La respiración diafragmática ayuda mucho.
  10. No comas chicle: al comer chicle, tragas un exceso de aire, lo que puede causar hinchazón.
  11. Baja las revoluciones a la hora de las comidas: respira profundamente 3 veces antes de comer, luego mastica bien la comida.
  12. Reduce el café a una taza al día.
  13. ¡Ojo con las legumbres!
  14. Tome una infusión de jengibre y manzanilla después de las comidas; ambos ayudan a aliviar las molestias estomacales y los gases. El hinojo es otra opción muy buena.
  15. Agrega 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana a una botella grande de agua y toma de a sorbos durante el día.

¿Te gustaría terminar con la hinchazón y colon irritable para siempre?

Sí luego de seguir estos consejos continúas con problemas, o si no sabes como implementarlos en tu vida, reserva una consulta inicial conmigo gratuita, para evaluar tu caso y juntos encontrar el programa que te ayude a terminar de una vez por todas con estos molestos síntomas, además de recuperar tus niveles de energía, peso saludable y bienestar.

Reserva tu consulta inicial

¡Descarga tu plan de alimentación para 7 días!