¿Has tratado de todo para bajar de peso, y aún así no logras adelgazar?

Hay diferentes factores que inciden en la acumulación de grasas y sobrepeso, sin embargo, el más relevante es el exceso de carbohidratos y azúcar en la dieta actual.
¿A que me refiero respecto de una dieta alta en carbohidratos? La dieta estándar de occidente es un buen ejemplo, y que por lo demás es bastante común en Latino América. Este estilo de alimentación es rico en granos, cereales, legumbres, carnes y productos lácteos descremados, y baja en grasas saludables, fitonutrientes y fibra. Veamos el siguiente ejemplo de lo que puede ser un día típico de muchas personas.

  1. Desayuno: plato de cereales con leche descremada, una tostada con mermelada, un jugo natural prensado en frio, y un café endulzado con azúcar o cualquiera de los endulzantes disponibles en el mercado. Sean éstos, naturales o químicos.
  2. Merienda: una barrita de cereal
  3. Almuerzo: un sándwich de pechuga de pollo, lechuga, palta, y un poco de mayonesa + 1 jugo natural
  4. Merienda: una fruta, o bien otra barrita de cereal
  5. Cena: arroz con carne y ensalada. Fruta de postre

Este menú se repetirá muchas veces, o bien, todos los días de la semana.

Si analizamos los macronutrientes presentes en esta dieta, las proteínas y grasas representan sólo un 20% del valor nutricional respectivamente. Mientras que los carbohidratos representan, ¡un 60% del total de macronutrientes consumidos en el día!

¿Por qué subimos de peso si nuestra dieta es alta en carbohidratos?

Cuando consumimos carbohidratos, éstos son digeridos y transformados en azúcares simples. El nivel de azúcar en la sangre se eleva rápidamente, lo que a su vez estimula al páncreas a producir insulina, hormona que permite disponer a las células de glucosa. Pero la insulina también cumple la función de almacenar grasas. Entonces si la producción de insulina es elevada debido a un alto consumo de carbohidratos, en su mayoría simples y refinados, como el pan, se te hará muy difícil poder bajar de peso, pues la insulina bloquea el uso de las grasas acumuladas como energía.

Ahora si agregamos a esto la altísima disponibilidad energética de los productos procesados de hoy en día, como por ejemplo una barrita de cereal, potenciados con elementos tales como el jarabe de maíz de alta fructosa, y la bajísima densidad nutricional que presentan, no es sorpresa que acumulemos grasa. El cuerpo humano es muy bueno para ahorrar cuando detecta exceso. Y considerando que históricamente el azúcar y carbohidratos provenientes de granos, cereales y legumbres, no ha estado disponible para el consumo humano, el hombre evolucionó para almacenar el exceso, en especial de fructosa, transformándolo en grasa.

Por ejemplo, si te comes 100 gramos de esas galletas de chocolate con crema en el medio, habrás consumido aproximadamente 500 calorías, de las cuales la gran mayoría provienen del azúcar y carbohidratos, y cuya densidad nutricional es muy baja. Ahora si te comes 100 gramos de brócoli, sólo ingieres 34 calorías, además de fibra, proteínas, minerales como el calcio y el fierro, vitamina A, vitamina C, vitamina B6, magnesio, etc. Todos elementos fundamentales para una vida saludable.
Ahora, para alcanzar las 500 calorías comiendo brócoli, necesitarías comer 7 kilos. No obstante, comiendo galletas, sólo necesitas consumir 9 galletas repletas de energía y vacías de nutrientes. Si al cuerpo no le entregas los nutrientes que necesitas te va a pedir más. Esto genera obesos desnutridos.

Los jugos naturales también te harán engordar si son parte de tu dieta diaria

El problema con el azúcar no termina ahí, mucha gente bebe bebidas gaseosas o jugos de fruta naturales. Y desafortunadamente, son otra fuente importante de obesidad. Incluso cuando preparas los jugos en casa y los consumes de manera regular. Las naranjas contienen fructosa, que sólo puede procesar el hígado, y todo lo que sobrepase su capacidad, será transformado en grasa. Por ejemplo, si me dan ganas de comer naranja, lo más probable es que coma una. Y, afortunadamente contienen bastante fibra, lo que impedirá la absorción de toda la fructosa presente en la fruta. El resto del azúcar, sigue el viaje a través de mi sistema digestivo, para eventualmente ser evacuado.

Ahora si me preparo un jugo, probablemente utilice dos o tres naranjas, y nada o muy poca de la fibra presente en la fruta será consumida. Todo ese jugo lleno de fructosa, será absorbido rápidamente, y mi hígado se verá abrumado con tal cantidad de fructosa a procesar, rápidamente llegará a su capacidad, y el resto lo transformará en grasa.

Los endulzantes no ayudan

Ojo con los endulzantes, sean estos naturales o químicos, generan el mismo problema, pues el cuerpo se va a preparar para metabolizar algo dulce, es decir azúcar. Es como cuando sientes el olor a un pollo recién asado. Probablemente comiences a salivar y te cruja el estómago, todas éstas señales de que tu cuerpo se está preparando para digerir. Entonces, en el caso de los endulzantes pasa lo mismo. ¿Y qué es lo que se necesita para metabolizar el azúcar? Insulina.

La clave es estabilizar el nivel de azúcar en la sangre

Entonces, volviendo al tema de la insulina, así como niveles permanentemente altos de esta hormona, imposibilitan la baja de peso al afectar el metabolismo de las grasas acumuladas, cuando se disminuye el consumo de carbohidratos, en especial de aquellos refinados y azúcares, y se logra estabilizar el nivel de azúcar en la sangre, la necesidad de insulina disminuye y se permite al cuerpo la utilización de grasas acumuladas como energía.

Prácticamente todas las personas a las que he ayudado a bajar de peso o a aumentar y estabilizar sus niveles de energía han presentado resistencia a la insulina y, lamentablemente han sido medicados innecesariamente, cuando lo que necesitaban era cambiar la combinación y proporción de alimentos que ingerían. ¡Y la buena noticia es que no es necesario pasar hambre para bajar de peso!

Aumenta el consumo de grasas para bajar de peso

Aumentar el consumo de grasas saludables y proteinas es una gran opción para mantener niveles de energía constantes, sin bajones, y además bajar de peso. Estas incluyen la palta, nueces y frutos secos, semillas, pescado y alimentos de origen animal, bajo el supuesto de que hayan sido alimentados de manera natural. Además incrementar significativamente el consumo de vegetales de colores oscuros, te ayudará a obtener las vitaminas, minerales y fitonutrientes que tu organismo necesita para un óptimo funcionamiento.

¿Has esuchado hablar de la dieta paleo?

Este estilo de vida es una excelente opción para romper con la adicción a los carbohidratos y azúcar, bajar de peso, y aumentar tus niveles de energía.

Pronto te contaré más detalles acerca de cómo implementar una dieta paleo de manera efectiva.